Periodistas, entre la política y la delincuencia en Michoacán

0
82

México.- Aún sin la debida investigación por parte de la Fiscalía General de Michoacán y a penas unas horas después del crimen, el Gobierno federal, a través del coordinador general de Comunicación, Jesús Ramírez Cuevas, trató de desvincular el asesinato de Roberto Toledo de su labor como reportero y relación periodística con el sitio Monitor Michoacán. 

Ramírez Cuevas publicó a las 20:00 horas de este lunes: “De acuerdo con investigaciones judiciales, el C. Roberto Toledo asesinado el día de hoy, se desempeñaba como auxiliar de un despacho de abogados, no como periodista. Condenamos este crimen. Ningún ser humano debe ser privado de su vida. Nuestras condolencias a familiares y amigos”. 

Esto provocó una ola de críticas para el vocero presidencial en plataformas como Twitter, donde diversos periodistas cuestionaron la falta de sensibilidad, y cómo tuvo acceso a la carpeta de investigación que ni los reporteros tienen al alcance o las familias; además, se señaló la precariedad laboral que orilla a muchos colegas a mantener varios empleos para subsistir, con lo cual no se debería de desechar la línea de investigación relacionada con su trabajo como reportero.

Jan-Albert Hootsen, periodista y representante en México del Comité de Protección a Periodistas, comentó en Twitter: “No me parece oportuna esta declaración. El propio director de Monitor Michoacán confirmó que Roberto Toledo sí era colaborador del medio (hacía tomas y edición de video). Además, el asesinato ocurrió en un contexto de amenazas e intimidaciones contra el medio y su director. Aparte, el propio director del medio señaló que el abogado fundador del despacho mencionado en su tuit por Jesús Ramírez también es subdirector del medio Monitor Michoacán”. 

Leer más: Asesinato de Roberto Toledo, en Michoacán, cierra un enero negro para el periodismo en México

A las 3:30 del lunes, el primer tuit de Ramírez Cuevas había sido: “El @GobiernoMX condena el asesinato del periodista Roberto Toledo del portal Monitor Michoacán. Trabajaremos en conjunto con el Gobierno estatal y municipal para esclarecer el caso; no permitiremos la impunidad. Defendamos la libertad de expresión y el derecho a la información”.

Contexto social: Michoacán 

Patricia Monreal Vázquez, periodista en el sitio Revolución 3.0, quien trabaja en Morelia, Michoacán, y publica temas relacionados con problemáticas sociales locales así como de asuntos políticos, señaló a Debate que el director del medio y página de Facebook Monitor Michoacán, Armando Linares, le confirmó que había recibido amenazas de muerte junto con el codirector, el abogado Joel Vera, y también colaborador, quien además era representante legal del portal. Para la periodista, esto no debe de dejarse a un lado en la investigación sobre el asesinato del reportero Roberto Toledo y consideró irresponsable la actitud del vocero presidencial. 

Señaló que se invisibiliza el trabajo del ejercicio periodístico y además se anulan y le restan mérito a la palabra de Monitor pues el director estuvo denunciando las amenazas a través de transmisiones en vivo por su página de Facebook.

La periodista, quien ejerce desde 1996, dijo que inclusive en un inicio se trataron de difundir rumores como ocurre regularmente con ciertos crímenes de que era un tema de narcodelincuencia, lo cual no funcionó y no replicaron los medios, expuso. 

Roberto Toledo trabajaba como reportero cubriendo la fuente de Gobierno de Michoacán, también elaboraba videos y era asistente del abogado Vera. Sus notas firmadas aparecen en el sitio digital de Monitor. 

La situación para el gremio periodístico en Michoacán no ha sido fácil porque además la línea entre autoridades y delincuencia se encuentran muy diluidas, expuso Monreal, por lo que siempre hay un riesgo permanente al cubrir una localidad, indicó. La cifra es alarmante. Del 2006 a la fecha han sido asesinados 11 periodistas en Michoacán y 6 se encuentran desaparecidos. 

“En general, muchos compañeros están en el mecanismo (de protección a periodistas) en Michoacán pero como respaldo psicológico más que efectivo en lo que lo activan el botón de pánico (para pedir ayuda), los matan”, dijo Patricia. 

Una de las coberturas más difíciles es desplazarse a zona de conflicto en tierra caliente —región de Michoacán, Guerrero y del Estado de México—, donde realmente la protección se da más entre redes de periodistas que con el Gobierno, comentó.

Compartió que hay mayor vulnerabilidad en las regiones y municipios donde hay más impunidad, pues es más fácil amenazar y hostigar a la prensa. Además de que los periodistas son más ubicables porque crecieron con quienes se convirtieron posteriormente en delincuentes o en integrantes de “la maña”. 

Monreal señaló que también falta profesionalizar más a los compañeros para que eviten ponerse en ciertas situaciones de riesgo.

Como en guerra

De acuerdo con la organización no gubernamental Artículo 19, que defiende la libertad de expresión y a periodistas, en Michoacán se han documentado los siguientes casos de periodistas asesinados debido a su trabajo periodístico: en 2010, Hugo Olivera, La Voz de Michoacán; Miguel Villagómez en 2008, trabajaba en La Noticia de Michoacán; en 2007 fue asesinado Gerardo García de La Opinión Michoacán; y en 2006 Jaime Olivera, freelance. Son 148 asesinatos del 2000 a la fecha. 

A nivel internacional, México ocupa el sexto lugar en mayor impunidad en los asesinatos contra periodistas, después de Somalia, Siria, Iraq, Sudán del Sur y Afganistán, países en guerra, de acuerdo con un informe internacional del Comité para la Protección a Periodistas, el Índice Global de Impunidad 2021. 

El caso Toledo 

Con la presión internacional de los últimos días a raíz de los asesinatos en Tijuana del fotoperiodista Margarito Martínez y la periodista Lourdes Maldonado, así como en Veracruz de José Luis Gamboa, parece que el Gobierno mexicano intentará investigar más la línea del trabajo de Roberto Toledo como asistente del abogado Vera en lugar de su labor como colaborador de un medio que ya había recibido amenazas, opinó Patricia Monreal. 

“Se juntaron para una reunión, una junta, tocan la puerta y el que abre es Roberto y lo matan, si hubiera abierto alguien más la puerta lo matan”, informó Patricia, de acuerdo con las declaraciones del director del medio Monitor Michoacán, por lo que ellos ven que pudo haber sido una muerte colateral puesto que las amenazas se habían dirigido contra el periodista Armando Linares y el abogado Joel Vera. 

Ayer mismo, el gobernador Alfredo Ramírez, del partido Morena, concedió una entrevista a MVS y señaló que la investigación de la Fiscalía Estatal apuntaba a que el crimen contra Toledo se derivó de su colaboración en un despacho jurídico. 

“En Michoacán tenemos un respeto a todos los periodistas y a su derecho de realizar su trabajo de investigación”, declaró, esto a pesar de que la investigación judicial llevara a penas un día.

Los Datos

Cambios

En 2013, surgieron los grupos de autodefensa en Michoacán, que incluso fueron armados por el Gobierno federal de Peña Nieto para combatir a cárteles de la región. El Gobierno actual señala que serán desarmados.

Zitácuaro 

El sitio donde asesinaron a Roberto Toledo, reportero de Monitor Michoacán. 
El alcalde de Zitácuaro es Juan Antonio Ixtláhuac, pertenece al Partido Revolucionario Institucional. Este municipio ha sido semillero de políticos michoacanos, señaló Patricia Monreal. Colaboradores cercanos del exgobernador Silvano Aureoles, PRD, surgieron aquí y aún continúan ocupando cargos en la nueva Administración morenista del gobernador Alfredo Ramírez. 

Leer más: Madres de víctimas y activistas apoyan demanda de México contra fabricantes de armas en USA 

El actual mandatario estatal ha denunciado a su antecesor de irregularidades en el pago a una constructora de más de 5 mil millones de pesos en la construcción de cuarteles militares.

Exhiben en redes a cadete del Heroico Colegio Militar que escupió a general

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí