Rompe Cuevas en llanto en el Guelatao

0
71

Ciudad de México.- La Alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, regresó a la explanada del Deportivo Guelatao, ocho meses después de haberlo clausurado temporalmente por el presunto riesgo que presentaba su estructura.

Volvió a dar un mensaje para medios y vecinos, pero ahora lo hizo con voz entrecortada, a punto del llanto a lo largo de su alocución.

“Yo soy una casualidad en la política, en este lugar. El haber ganado la Alcaldía Cuauhtémoc para mí ha sido lo más grande, lo más maravilloso que me ha pasado en la vida y que jamás me imaginé”, expresó la funcionaria que el lunes pasado fue notificada de su inhabilitación por parte del Tribunal de Justicia Administrativa a causa del cierre del inmueble.

“Cuando llego aquí, no me imaginé, no medí lo importante que era la Alcaldía Cuauhtémoc”.

A diferencia del 13 de octubre de 2021, cuando acusó errores en la rehabilitación realizada por su antecesor, ayer no hubo recorrido con medios, tampoco ronda de preguntas para la prensa.

Cuevas justificó la decisión que tomó a menos de dos semanas de haber llegado al cargo.

Dijo haber escuchado a empleados del Guelatao, que ellos fueron los que solicitaron el dictamen y que ellos buscaron cerrar las instalaciones por el riesgo de colapso.

“Lo del Guelatao es un absurdo, lo cerré por 41 días, porque había dictámenes donde arrojaban que había un peligro“, indicó, aunque en realidad la instalación permaneció fuera de operación por 51 días.

La funcionaria dedicó parte de su tiempo en escenario para hablar sobre cómo creyó en el Presidente Andrés Manuel López Obrador y en su proyecto. Incluso, fue más allá, y se comparó con él.

“Quiero decirle, Presidente, que en algo nos parecemos usted y yo: soy aferrada como usted, soy necia como usted. Lucho como usted, pero yo, yo hago a los pobres ricos y usted hace a los pobres más pobres”, apuntó desde un templete, donde era acompañada por alcaldes y políticos de Oposición.

 Asistentes aplaudían, chiflaban y coreaban “no estás sola”, otros portaban cartulinas de apoyo.

Te invitamos a leer:

Unos más preguntaban por el tiempo que tomaría el evento.

“¿Ya nos podemos ir?”, cuestionaba un hombre en el público.

“Espérate tantito, si no se va a ver muy solo de este lado”, le respondieron.

 En cuanto Cuevas concluyó, la explanada se fue vaciando mientras el sonido reproducía “We Are the Champions”.

 Minutos después, ella abordó un Audi blanco con placas de Morelos y cristales polarizados en el que se retiró del lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí