Epidemias

Fecha:

En el mundo de nuestros días nos vemos inmersos en una serie de epidemias, no sólo en cuanto a la salud pública, sino también en el orden social y político, de la que México no está exento.

Empecemos por las que atañen a la salud que con la aparición del COVID y sus variantes ha cobrado millones de víctimas, tanto en decesos como por las secuelas que tanto nos han afectado. Desde luego, aquí entre notros, por las erráticas políticas que se aplicaron o más bien dejaron de aplicarse. Y ahora con otra amenaza, la llamada “Viruela del Mono”, que empieza a extenderse por todo el planeta y que esperamos se contenga para que de ninguna manera alcance la dimensión del COVID.

Pero también han aparecido tendencias amenazantes como si se tratara de más epidemias, en las más diversas latitudes, en materia social o política.

En el ámbito político, hemos atestiguado la proliferación de gobiernos bajo el modelo populista que parecen alejarse cada vez más del sistema democrático, a pesar de que han surgido de su seno, lo mismo de izquierda que de derecha, con el rasgo común adicional de qué sus líderes tienen por lo general un apoyo popular significativo a pesar de sus ineptitudes evidentes y malos resultados de gobierno, anexo a un autoritarismo y concentración del poder.

Igual, parece extenderse una especie de pandemia social con una ciudadanía pasiva, sumisa y contradictoria, como se refleja en su dubitativo comportamiento cívico e incluso en las encuestas, pues por un lado reprueban a sus gobiernos en turno pero no al líder que lo encabeza, conformando una dicotomía o binomio de lo que podríamos llamar una bipolaridad social.

Otro calamidad que afecta prácticamente a todo el planeta y que bien podríamos calificar como una pandemia económica, se evidencia por el escaso crecimiento, la proliferación de la pobreza, el aumento del desempleo e inflación creciente, que aquí en México puede agudizarse todavía más por el estridente discurso o retórica presidencial tan adverso al empresariado, incluyendo los desafíos frente a Estados Unidos y Canadá, desconociéndose los términos suscritos en el TEMEC de trato igualitario en todos los rubros de negocios y exigiendo ahora que se plieguen a una serie de directrices preferenciales y exclusivistas en materia energética.

Realidades todas que ya nos afectan, amenazan y hasta pueden constituirse en saldos negativos aún de mayor cuantía o gravedad.

Por eso, en su conjunto, me parece que se trata de una epidemia de epidemias que pueden permanecer e incluso ahondarse, alterando nuestra propia civilización con destinos impredecibles de los que ningún país podrá salir ileso. El advenimiento en sí, no del apocalipsis, pero si de una crisis todavía de mayor magnitud que debiera ponernos ya en una alerta generalizada, y convocatoria global, a fin de conseguir consensos y fundamentar compromisos colectivos en favor del planeta como un todo y cada una de las naciones en lo particular.

Sólo así podremos estar seguros de qué hemos llegado al siglo XXI con una visión de progreso común, vigencia de las libertades, salud pública imperante, participación democrática, justicia pareja, equidad social y por fin una sociedad plenamente humanizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Compartir Post:

Popular

Más como esto
Relacionado

Mazatlán arranca la campaña “Unidos Somos Maz Útiles”

Mazatlán, Sinaloa.- Luis Arnulfo Vargas Montes, director del...

Infonavit: requisitos para el programa Mejoravit que te da dinero en efectivo

El programa de Mejoravit del Infonavit, es un crédito...

¿Cuál fue la primera app que descargaste en tu celular Android? Usa este truco para saberlo

¿Tienes un celular Android y no recuerdas cuál...

Anastasiia Zhurbenko, la modelo rusa que se ha ganado el corazón de los mexicanos

México.- El nombre de Anastasiia Zhurbenko se ha...