El riesgo latente del basurón de Mazatlán

0
49

Todavía ayer ardía el basurón de Mazatlán. Desde el lunes se dieron los primeros avisos de un conato de conflagración en el depósito de desechos, pero los escuadrones de emergencia aún no lograban ayer extinguir del todo el fuego. Dos factores han evitado que termine el incidente: las altas temperaturas que calientan vidrios y metales entre la basura, y la emanación de gases. Esto hace que sea difícil. Se trata de la manifestación del peligro latente que representa el basurón de Mazatlán. La falta de un relleno sanitario eficiente hace que este depósito sea una bomba de tiempo para la ciudad. Ya lo dijo esta semana el mismo presidente municipal de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres. Por ello ha mantenido como una de sus prioridades administrativas el lograr a concesión de la recolección de basura y el confinamiento de los desechos. Hay empresas interesadas. Algunas de ellas ya han hecho propuestas de financiamiento, sin embargo, las profundas dudas que prevalecen entre los mismos regidores han detenido el proyecto. Ahora, el alcalde planea volar a Miami para encontrarse con los representantes de una empresa interesada en producir gas metano con el basurón. Habrá que estar muy al pendiente de la propuesta. 

Y hablando de concesiones, a la administración municipal del polémico “Químico” Benítez se le sigue complicando la situación jurídica. Y es que la investigación en torno al contrato por 440.8 millones de pesos con la empresa mazatleca Azteca Lighting para la compra de lámparas LED, entró a una nueva fase. El Ayuntamiento ya entregó la información y documentación de prueba solicitada por la ASE y lo propio han hecho ya los regidores inconformes con este trato que pudiera representar una violación a la ley de Hacienda. Y es que el acuerdo se hizo de manera directa, sin licitación y sin las firmas del secretario del Ayuntamiento, Édgar González Zataráin, y la síndica procuradora del Ayuntamiento, Claudia Magdalena Cárdenas Díaz.

Muy preocupado se le ha visto al secretario del Ayuntamiento, Édgar González, después de que se revelaron tres denuncias interpuestas en los juzgados en su contra. Una de ellas es de mayor peso. Se trata de una denuncia por presunto acoso u hostigamiento, en contra de una extrabajadora del departamento jurídico municipal. El mismo funcionario ha calificado la acusación de intrépida y sin fundamento. Sin embargo, solo hay que verlo en las entrevistas para notar su preocupación. González Zataráin se siente en medio de una guerra sucia desatada en su contra por su labor jurídica en defensa del Ayuntamiento. Hay algunos que creen trazado ya el destino laboral del funcionarios, después de que el consorcio dueño de la empresa Nafta solicitó al presidente municipal reciprocidad, por haber retirado la demanda por 111 millones de pesos,  que exigía como cargos moratorios en un litigio que ganó al Ayuntamiento por 411.8 millones de pesos. No pasará mucho para que se conozca el desenlace de este conflicto. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí