Construir una economía diferente

Fecha:

La economía de Sinaloa prácticamente no crece. Su bajo dinamismo impide la creación de empleos, ingresos y de mayores oportunidades. Urge iniciar una etapa diferente. No se trata de romper con lo que ya se tiene, sino de tomar nuevas decisiones para mejorar la producción, la competitividad y las condiciones de vida de la población.

El crecimiento de la economía regional es ahora lo más importante. Pero tal parece que hoy la única prioridad es la política. No hay acciones decisivas en el ámbito económico. En el contexto nacional, Sinaloa es una economía de media tabla y su tendencia es hacia abajo. Su aportación al PIB no pasa del dos por ciento. Las exportaciones y la inversión extranjera son menores al promedio nacional.

La principal actividad económica, la agricultura, continúa envuelta en fuertes problemas de costos, de financiamiento y de comercialización. Las empresas privadas han perdido dinamismo y generan escaso valor agregado a los productos del campo. La flota pesquera está deteriorada y la acuacultura no mejora su productividad. La industria aún es un viejo anhelo, y solo el turismo está creciendo.

La administración pública ahora tiene mayor tamaño, sin que haya mejorado su eficiencia. Se incrementan fenómenos como la inseguridad pública, la desigualdad social, la pobreza, y el deterioro humano en las poblaciones rurales y pesqueras. Simplemente no se pueden atender. Se requiere que haya capacidad de convocatoria para multiplicar la inversión pública y privada.

Los gobiernos municipales han perdido gran parte de su capacidad de operación. Ya no son impulsores del crecimiento ni del desarrollo. Carecen de capacidad para mejorar los servicios públicos. Dejaron de ser promotores de la economía regional y del bienestar de la población. Los ayuntamientos no tienen presupuesto para inversión y sus cabildos son afuncionales y onerosos.

Urge una nueva economía regional. Hay que comprender que la vocación productiva de la entidad tiene que modernizarse, dar un salto cualitativo e iniciar una etapa diferente. Sinaloa no puede seguir siendo un productor primario que todo vende a granel. Es importante generar una nueva identidad productiva: una imagen que muestre una etapa diferente en el desarrollo.

Es urgente propiciar una reflexión sobre el presente y el futuro de la entidad. Ello es necesario para fortalecer el actual proyecto político, con nuevas decisiones en el ámbito económico. Y habrá que hacerlo, no con ocurrencias, sino con proyectos útiles y viables desde el punto de vista técnico, financiero y social.

Seguir en la inercia no beneficia a nadie. Es claro que ya no se puede seguir haciendo más de lo mismo. Hay que innovar, plantear nuevos objetivos, hacer más y mejores cosas, y hacerlas de manera diferente. Habrá que evaluar lo hecho hasta ahora, pero también asumir con decisión nuevas responsabilidades políticas, económicas y sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Compartir Post:

Popular

Más como esto
Relacionado

Entregan apoyos a familias afectadas por lluvias en Mocorito, Sinaloa

Mocorito.- El día de hoy, nuevamente la presidenta...

Reducir el horario laboral a seis horas en México podría ser una realidad

La iniciativa propuesta por Ricardo Velázquez, senador de...

MLB: Mets ingresan en lista de lesionados al pitcher Carlos Carrasco por lesión muscular

Siguen las lesiones en la Major League Baseball...

Regresa el grafiti, el rap y el ‘break dance’ a Ahome, Sinaloa

Ahome.- En el marco del Día Mundial de...