A una semana del nuevo alcalde de Culiacán

0
49

Al día de hoy se cumple la primera semana del alcalde sustituto de Culiacán, Juan de Dios Gámez Mendívil.

Más allá del trámite que aún sigue en proceso contra el exalcalde Jesús Estrada Ferreiro, vamos a enfocarnos en la gestión que Juan de Dios ha realizado en estos primeros días. ¿Cuál es el balance? ¿Ya demostró de lo que está hecho? ¿Está improvisando o sí tiene claro para dónde va? ¿Cuáles fueron sus primeras decisiones como alcalde? y lo más importante, ¿qué dice la gente?

Comenzamos con lo último, a todo Culiacán que no está en el escenario político, que vive su día normal y tranquilo sin esta intempestiva política sinaloense, aún no le queda claro qué pasó. Cómo de buenas a la primera el Congreso del Estado les quita un presidente municipal por el cual votaron y colocan a otro que goza de buena reputación pero no de popularidad, dicho sea de paso, todo dentro del marco de la ley, pero, primer error de comunicación política, no decir: “Ya llegué y por estos motivos estoy aquí”, la incógnita sigue en la república de las redes sociales, incluso pedían nuevas elecciones ¿por qué no?, bueno nadie se los dijo.

 
¿Las primeras acciones del alcalde? Si bien es cierto que las reglas de la política de Morena son distintas a las del PRI o de otro partido, hay algo que no pueden dejar de lado y que estas no respetan colores, las reglas del poder. Y hablando de poder político, el cuarto poder se quedó con las ganas de conocer cuál sería la “primera acción de gobierno del nuevo alcalde”, no se sabe si fue inaugurar alguna obra o mandar a su particular a traerle una tarjeta.

Bueno, hasta la alcaldesa interina, María del Rosario Valdez, hoy síndica procuradora, realizó una primera obra como presidenta, invitando a todos los regidores de todos los partidos a acompañarla a esta primera acción de gobierno que fue bien tomada por los medios.

¿Está improvisando o sí tiene claro a dónde va? Bueno, en el tercer día de gestión se llevó un tache por gran parte de la sociedad, al tomar una decisión sin consulta previa a todos los interesados en ella, “liberando” las calles del centro para que el automóvil pase libremente.

En pleno 2022, año que el cabildo de Culiacán declaró “El año del peatón” ¿nadie le dijo? Ahora, de poco le ayuda a esta incógnita la declaración de su cuestionado secretario de Ayuntamiento, Leobardo Gallardo, declarando a los medios “me cayó de sorpresa”. Si bien es cierto va apenas una semana, no dejan de ser errores políticos. Malos movimientos que se pueden evitar con un buen equipo de profesionales, gente que esté detrás de él aconsejando y apoyándolo, y aquí otro punto importante.

¿Qué figura legitima a este gobierno sustituto como un gobierno serio? ¿Cuál es el contrapeso a la juventud y aparente inexperiencia de Juan de Dios Gámez Mendívil. Antes estaba el Dr. Othón, que aún no creía en el covid-19, según lo tuiteó, goza de buena reputación. 

¿Ya demostró de qué está hecho? El nuevo alcalde tiene una obligación bien importante: quitarse el mote de ahijado del gobernador y que sus acciones hablen por él. Hasta este momento, después de 7 días, no podemos decir otra cosa más que “es el ahijado del gobernador, que llegó sustituto de Estrada Ferreiro”.

Ahora hay que pasar de este adjetivo incómodo a uno distinto, incluso que ya no se utilice la palabra sustituto, sino que sea, no el alcalde sustituto de Culiacán, el alcalde de Culiacán a secas. Y para esto necesita que de afuera para adentro así se vea, un nuevo gobierno que, a pesar de llegar de una manera un poco accidentada, es un nuevo gobierno, no uno que llegó a terminar otro que ya había. 

¿Cuál es el balance? Desde el punto de vista de un servidor, una semana sí es suficiente para conocer de qué está hecho un político, por más tibia que sea su forma de hacer política, debe ya mostrar en siete días pinceladas de lo que está hecho como político. 

Juan de Dios Gámez Mendívil tendrá que ganarse la legitimidad a contra corriente y trabajando como según sus antiguos colaboradores lo hacía en la Delegación de Programas Federales.

Decía un talentoso rapero chileno, Stigma: “Recuerda men, toda escoba nueva, barre bien”, y el alcalde sustituto parece tener una escoba nueva, solo que todavía no se pone a barrer.

Nos vemos en la próxima. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí