El caso del “monstruo de Chiclayo”: secuestró, torturó y abusó de niña de 3 años en Perú

0
147

Damaris, de solo 3 años, desapareció el martes 12 de abril en Chiclayo, en el norte de Perú. Su familia alertó a las autoridades y un día después la Policía Nacional la encontró con apoyo de videos de una cámara de seguridad

Las imágenes muestran cómo un individuo, identificado como Juan Antonio Enríquez García, sube a la pequeña a un coche y se la lleva. El conocido ahora como ‘Monstruo de Chiclayo’ aprovechó la distracción de loa padres de la menor para llamar us atención.

La subió a un vehículo y luego la llevó hasta una vivienda en El Santuario de Chiclayo, donde cometió toda clase de abuso en contra la niña hasta dejarla inconsciente.

Leer más: Padres de Natacha de Crombrugghe, turista belga desaparecida en Perú, ofrecen recompensa

Tras revisar los vídeos, los policias pudieron dar con el paradero del taxista de 48 años y detenerlo. En el interrogatorio, el detenido reconoció los hechos y dijo que tenía a la menor retenida en su casa, ubicada en el barrio Santuario.

Cuando los agentes llegaron al lugar encontraron a la pequeña inconsciente, tirada en el suelo y atada con cinta, inmovilizada.

Exámenes posteriores del Instituto de Medicina Legal (IML) confirmaron que Damaris había sido víctima de abuso sexual.

La desaparición

Cuado desapareció, los padres de la menor pidieron ayuda a la policía y enviaron mensajes a través de las redes sociales, pero fue un audio de WhatsApp de la madre que se volvió viral en la ciudad e inmediatamente movilizó a todos los vecinos, quienes compartieron fotografías de la pequeña.

“Por favor ayúdenme a difundir, mi hija ha desaparecido, no la encuentro, por favor difundan en la televisión, ayúdenme a publicarlo. Mi hija se l llevó un carro azul, acá en toda la avenida Lora, por favor se los ruego”, expresó la madre envuelta en llanto, segpun el audio que se viralizó.

Leer más: La búsqueda de huevos de Pascua en la Casa Blanca

El secuestro y violación de la niña provocó la indignación y rabia de miles de ciudadanos que salieron el jueves a las calles de Lima y otras ciudades para pedir justicia para la menor.

Damaris fue reportada como desaparecida el pasado 12 de abril y el miércoles 13 la Policía Nacional la encontró y detuvo al presunto culpable. El arrestado fue acusado de los delitos de “violación sexual” y “secuestro en agravio” de una niña de tres años.

Justicia para Damaris

Cuando la noticia se hizo pública, causó el rechazo de autoridades y ciudadanos que han salido este jueves a las calles de varias ciudades clamando “justicia para Damaris”.

En Lima, la protesta estuvo protagonizada por la presencia de niños y familias completas, que animaban a otros ciudadanos a unirse a la marcha porque “también pueden ser ultrajados uno de sus hijos o hijas”, mensaje que también transmitían a la Policía que velaba por el orden.

Peluches y juguetes acompañaban pancartas que pedían la pena perpetua para el agresor, pero también se escucharon mensajes que exigían la pena de muerte (abolida en Perú en 1979).

También se mezclaron globos morados y consignas feministas con mensajes y lemas conservadores como los del colectivo “con mis hijos no te metas”, que buscan eliminar el enfoque de género en el currículum escolar.

La marcha comenzó en el Palacio de Justicia e intentó acceder al Palacio de Gobierno, pero al estar bloqueado su acceso por la Policía, llegó a la céntrica Plaza San Martín.

En ese lugar se realizó una oración colectiva por Damaris, liderada por los manifestantes que, posteriormente, se encaminaron al Congreso.

Repudio en Perú

“Como Gobierno condenamos y repudiamos la agresión sexual que sufrió una menor de edad en Chiclayo. Este lamentable hecho no debe quedar impune. Nuestra solidaridad y todo el apoyo a la niña y su familia. Pedimos al Poder Judicial el mayor peso de la ley para el culpable”, publicó la cuenta de Twitter de la Presidencia de Gobierno.

La Fiscalía de la Nación comunicó este jueves que se han dictado nueve meses de prisión preventiva contra el detenido, identificado como Juan Antonio Enríquez García, por los presuntos delitos de secuestro y violación sexual de menor de edad.

“A pedido del fiscal provincial Martín Muñoz Basauri, el Poder Judicial dispuso prisión preventiva por el plazo de nueve meses contra el investigado. En este caso, el imputado recibiría la pena máxima de cadena perpetua”, informó el Ministerio Público en su página web.

“Sin lugar a dudas, por los hechos, evidencias y flagrancias, no hay ninguna duda de lo que corresponde aquí es una cadena perpetua para este monstruo que ha atentado contra la integridad de un ser humano tan vulnerable y sensible como esta menor”, señaló el ministro de Justicia, Félix Chero, esta mañana en la emisora RPP.

También se manifestó por lo ocurrido la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Diana Miloslavich, a través de Twitter: “Mi condena rotunda al crimen contra la pequeña de 3 años agredida sexualmente. Exijo a nuestras autoridades y sistema de Justicia la más severa sanción contra el violador. Seguiremos brindando atención a la víctima y soporte a su familia”.

Con información de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí