La verdadera historia de Lupita, la mujer que andaba vestida de blanco por las calles de Culiacán

0
74

La historia sobre una mujer que se volvió loca luego de que su prometido fuera asesinado el día de su boda por el mejor amigo de ambos es una tragedia romántica que ha recorrido las calles de Culiacán desde hace años, Lupita, también llamada la Novia de Culiacán dejó una incertidumbre en todo aquel que la conoció y en aquellos que escuchan su leyenda.

Según se cuenta en las calles de la capital sinaloense, Guadalupe Leyva Flores, llamada Lupita por sus seres queridos era amiga de la infancia de Jesús y Ernesto, sin embargo con el tiempo ella se enamoró profundamente de Ernesto y planificaron unirse en matrimonio en la Catedral de Culiacán.

El día de la boda la iglesia en la zona centro estaba espléndida en espera de los novios, sin embargo en el momento que Lupita entró por el gran pasillo y fue entregada a su prometido; Jesús, que era el padrino, sacó un arma y le disparó al novio en la cabeza antes de quitarse la vida.

Leer más: Las historias de los bebés robados y vendidos en el mercado negro en la España del siglo XX llegan a Estados Unidos

Se dice que Lupita nunca superó este suceso y desde entonces comenzó a vagar por las calles del centro de Culiacán con su vestido blanco de novia sin darse cuenta del pasar de los años, esperando encontrar a Ernesto en el altar hasta el día de su muerte.

Pero… ¿realmente fue así? La leyenda de la Novia de Culiacán es más una historia creada por los culiacanenses, ya que, aunque la vida de Lupita estuvo llena de tragedias, ninguna está relacionada con algo parecido a lo que cuenta su leyenda y su vestido de novia.

La realidad acerca de Guadalupe Leyva Flores según el libro de Ulises Cisneros, titulado “El tesoro de la Divina Gracia”, es que Lupita era proveniente de Higuera de Zaragoza en Ahome, Sinaloa donde se casó y tuvo cuatro hijos, tres varones y una niña que murió días después de su nacimiento, ahí comenzó la ola de tragedias en su vida que involucraron la pérdida de las tierras de su familia.

Tras el desborde del río El Fuerte por las lluvias torrenciales, Lupita perdió todo patrimonio y en búsqueda de ayuda y sanación acudió con los espiritistas del pueblo, donde aseguró ver a la Virgen María, quien le ordenó vestir de blanco e ir a Roma por el tesoro de la Divina Gracia, que representaba la santidad, la paz y todo lo bueno.

Desde ese momento, Lupita comenzó su lucha para poder llegar a Roma y cumplir con la encomienda de la virgen, por lo que comenzó a vestir de blanco como una especie de hábito, con una corona de plata, velo y rosario entre las manos.

Leer más: ¿De dónde viene el dicho “ya chupó faros”?

Lupita se acercó al párroco de la Catedral de Culiacán para explicarle la misión que se le encomendó y caminó durante treinta años por las calles del Centro Histórico de la capital buscando la oportunidad de cumplirla y exigiendo a los líderes políticos que devolvieran el tesoro de la Divina Gracia, quería justicia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí