Danza Joven de Sinaloa presenta cinco soliloquios laberínticos y personales

0
90

Culiacán, Sinaloa. El Ágora Rosario Castellanos del Centro Cultural Genaro Estrada fue testigo la noche de este lunes del espectáculo “Inalienable”, de Danza Joven de Sinaloa, donde los talentosos integrantes presentaron cinco coreografías, con trazados escénicos que mezclan la danza y el teatro físico.

Encuentros personales

Edylin Zataráin fue la primera en subir al escenario con Tormenta, con coreografía e interpretación de su autoría. La pieza retrata a una mujer en duelo por su reciente pérdida amorosa. Abatida, la mujer danza a ritmo de Puro teatro, de La Lupe. “Confiaba ciegamente en sus palabras… me hacía soñar con las luces y el escenario”, expresó la bailarina con un tono dramático. 

El canto también se unió a la pieza con la interpretación de La farsante, de Juan Gabriel, en voz de la propia Zataráin, en una dedicatoria a ese amor herido. Pero después de un momento roto viene la hora de armar las piezas de sí misma, algo que la intérprete mostró con su personaje en un acto en el que trata de retomar la compostura. 

‘Tormenta’, presentada por Edylin Zataráin también incluyó canto y teatro físico.

Posteriormente subió Mario Edén Cázares con Napoleón, de Francisco Ponce. La historia está inspirada en Rebelión en la granja, donde los cerdos inician un levantamiento contra sus amos humanos, bajo la idea de que “todos los animales son iguales”. Pero también es cierto de “hay unos más iguales que otros”, y a lo largo de la pieza vemos como el personaje cerdo/humano representa los totalitarismos y su lado más oscuro y sucio. 

Poesías, basada en poemas escritos por Tiffany Orozco durante la pandemia, sería la siguiente danza en ser presentada. La pieza, quizá una de las más importantes de la noche, al dar sonoridad a la lírica y que los pasos de Berenice Arias representen así cada palabra, cada sentimiento, refleja los temores suscitados durante el confinamiento y cómo es imposible prestar voz a los demás, cuando la propia no es expresada.

Viaje al inicio y al final

Rumbo al final del espectáculo, Carlos Zamora llegaría con Días de tierra, coreografía de la maestra española Carmen Werner, y donde el también director de la compañía demostró un dominio del escenario gracias a sus pasos precisos. Con un tono que comienza de forma desenfadada, la pieza nos lleva en un viaje hacia nuestros primeros días, donde la fragilidad de jugar sobre una superficie llena de tierra no significaba algo terrible, y mismos tiempos donde el volar en libertad se percibe como una oportunidad de más sencillo alcance. 

Mario Edén Cázares presentó ‘Napoleón’, pieza inspirada en ‘Rebelión en la granja’.

Finalmente, la presentación contó con el estreno de Obire, bajo la creación en interpretación de Maximiliano Corrales, quien plantea una delicada alegoría sobre la despedida y sobre cómo sería para uno como individuo ese momento final. Una pieza poética que alude a ese desenlace. 

Con este espectáculo, de coreografías que se suscitan como “soliloquios laberínticos de historias personales”, Danza Joven de Sinaloa realizó su primera presentación del 2022.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí